¿QUIÉN MARÍA SANTÍSIMA? - Es la hija de Israel, una joven hebrea de Nazaret en Galilea, “una virgen esposada con un hombre de la familia de David, llamado José” (Lc 1,26-27); - “Primicia entre los humildes y pobres del Señor, los cuales con fe esperan y reciben de El la salvación. En fin con Ella, la excelsa Hija de Sión, después de la larga espera de la promesa, se cumple el tiempo y se instaura la nueva economía de la salvación” (LG, n. 55) - “virgen Madre, hija de tu Hijo, la mas humilde y excelsa de las criaturas, desde siempre objeto del mirar divino, tu eres Aquella que ha enaltecido la naturaleza humana de tal manera que el Creador no tuvo a menos hacerse criatura. (Dante Aligieri, Paraíso, Canto XXXIII). ¿QUÉ RELACIÓN HAY ENTRE MARÍA Y CRISTO? Jesús fue concebido en el seno de María Virgen. ¿CÓMO SUCEDE ESTA CONCEPCIÓN? Por obra del Espíritu Santo, sin la colaboración de hombre. «María es llamada a concebir aquel en el cual habitará corporalmente la plenitud divina» (Col 2,9). La respuesta divina a su pregunta: « ¿Cómo es posible? no conozco varón» (Lc 1,34) es darle inmediatamente la potencia del Espíritu Santo: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti» (Lc 1,35). (...) El Espíritu Santo, que es Señor y dador de vida”, es mandado a santificar el seno de la Virgen María y a fecundarla divinamente, haciendo así que ella conciba el Hijo eterno del Padre en la humanidad, tomada de la suya” (CCC, nn. 484-485). La concepción virginal indica que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios. ¿QUÉ SIGNIFICA LA INMACULADA CONCEPCIÓN? “Dios ha elegido gratuitamente a María desde toda la eternidad, para que fuese la Madre de su Hijo: para cumplir tal misión, fue concebida inmaculada. Esto significa que, por la gracia de Dios y en previsión a los meritos de Jesucristo, María ha estado preservada del pecado original, desde el momento en que la concibieron” (Compendio, n. 96). ¿EN QUE SENTIDO ES TODA SANTA? En el sentido que ella jamás ha estado tocada por ningún pecado durante su vida; es “inmune a toda mancha de pecado plasmada por el Espíritu Santo y hecha nueva criatura” (LG, 56). Es “la llena de gracia” (Lc 1,28). ¿MARÍA FUE SIEMPRE VIRGEN? - La fe cristiana afirma la virginidad real y perpetua de María aún en el parto de su único Hijo Jesús, Hijo de Dios hecho hombre. Ella ha “permanecido Virgen en la concepción de su Hijo, Virgen en el parto, Virgen madre, Virgen perpetua” (S. Agustín). - María es Virgen en el cuerpo y en el Corazón: María durante toda su vida ha obedecido la voluntad de Dios, ha sido siempre la “sierva del Señor” (Lc 1,38). “María es mas feliz en recibir la fe de Jesucristo, que concebir la carne de Cristo” (S. Agustín, De sancta virginitate, 3,3). - La virginidad de María indica la absoluta y gratuita iniciativa de Dios para con Ella. - Después de el nacimiento de Jesús, María no ha dado a luz otros hijos, permaneciendo siempre virgen antes, durante y después del parto. ¿POR QUÉ ENTONCES LA SAGRADA ESCRITURA HABLA DE HERMANOS Y HERMANAS DE JESÚS? Era común en el Antiguo Testamento y aún en el tiempo de Jesús, llamar hermano y hermana a los parientes próximos. En efecto en nuestros días, los sacerdotes cuando se dirigen a un fiel laico lo llaman hermano o hermana, indicando así la particular unión que tenemos todos en Jesús. ¿ CUÁL ES LA RELACIÓN DE MARÍA CON JESÚS ? - Durante toda la vida terrena, María tuvo una relación especial con su Hijo Jesús. La vida terrena de la Madre de Dios, es caracterizada por la perfecta sintonía con la persona de su Hijo y con la obra redentora cumplida por El. “Abrazando la voluntad salvífica de Dios, se consagro a si misma como la Esclava del Señor y a la obra de su Hijo, sirviendo al misterio de la redención junto a El y con El, con la gracia de Dios omnipotente”. (LG 56). - “Esta unión de la Madre con el Hijo en la obra de la redención se manifiesta del momento de la concepción virginal de Cristo y hasta la muerte de El” (LG 57). - Ella ha estado siempre como discípula fiel de Cristo. La misma respuesta de Cristo a ¿Quién es mi Madre? Es aquel que cumple la voluntad del Padre (cfr. Mc. 3,33-35), que parece un poco ofensiva, en realidad expresa el mas grande elogio para María, indicando que la verdadera grandeza que Ella tiene es haber cumplido perfectamente la voluntad del Padre. ¿CUÁLES SON LOS DOGMAS MARIOLÓGICOS? - Son : · La divina maternidad de María (el título “Madre de Dios”, “Theotokos”, fue dado en el Concilio de Efeso, año 431. · La Inmaculada Concepción (PÍO IX, Ineffabilis Deus, 8 de Diciembre de 1854); · La Virginidad perpetua, (Concilio Lateranense, año 649). · La Asunción al cielo, (PÍO XII, Munificentissimus Deus, 1 de Noviembre de 1950). - Estos dogmas, aunque se proclaman a lo largo de la historia de la Iglesia, están contenidos en la Revelación divina y expresan la fe siempre creída desde el inicio de la Iglesia. Estos sirven para definir la fe en modo mas preciso, solemne y definitivo. “El Magisterio de la Iglesia se apoya en la autoridad que le viene dada de Cristo cuando define alguna cosa dogma, es decir, cuando propone verdades contenidas en la revelación divina, o aunque cuando propone en modo definitivo verdades que están conectadas estrechamente con ellas” (CCC, n.89). - “Los dogmas son como luces sobre el camino de nuestra fe, lo aclaran y lo hacen mas seguro. Si nuestra vida es recta, nuestra inteligencia y nuestro corazón estarán abiertos a recibir la luz de los dogmas de la fe” (CCC, n. 89). ¿EN QUÉ SENTIDO MARÍA ES LLAMADA LA MADRE DE DIOS? La Iglesia proclama a María como Madre de Dios, en cuanto Jesús, que es verdaderamente su Hijo según la carne, es Hijo generado del Eterno Padre en la naturaleza divina, la segunda Persona de la Santísima Trinidad: Dios mismo. Jesucristo es “por naturaleza Hijo del Padre según la divinidad, por naturaleza Hijo de la Madre según la humanidad, y propiamente Hijo de Dios en sus dos naturalezas” (Concilio de Friuli, Símbolo, año 796). ¿QUÉ SIGNIFICADO TIENE LA ASUNCIÓN DE MARÍA AL CIELO? - La asunción de María al cielo, en cuerpo y alma, significa: · Una plena conformidad con el Hijo, que ha vencido la muerte. · Una particular participación de María en la Resurrección de su Hijo. · Una singular anticipación y prefiguración de nuestra resurrección, que vendrá al final de los tiempos: manifiesta el sentido y el destino del cuerpo santificado por la gracia. - En el cuerpo glorioso de María, la misma creación material comienza a tener alguna cosa del cuerpo resucitado de Cristo. ¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE MARÍA Y DIOS PADRE? - Las obras maravillosas cumplidas en María son frutos son el fruto de la acción primera y gratuita de Dios Padre. Al libre don de gracia y de salvación de Dios, María responde con su pronta y total adhesión de fe. “Bendita tu has creído en el cumplimiento de la palabra del Señor” (Lc 1,42-45). - “Desde el origen María ha sido el gran signo, del rostro materno y misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo, con el cual nos invita a entrar en comunión” (Documento de Puebla n. 282, año 1979). - Eligiéndola como Madre de toda la humanidad, el Padre celeste ha deseado revelar la dimensión por así decirlo materna de su divina ternura y su solicitud para con los hombres de todas las épocas. ¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE MARÍA Y EL ESPÍRITU SANTO? - El Misterio de la Virgen María pone en resalto la acción del Espíritu Santo, que ha obrado en su seno la concepción del Hijo de Dios y ha guiado constantemente su vida. - Los títulos de Consoladora, Abogada, Auxiliadora, atribuidos a María desde la piedad del pueblo cristiano, no perjudican, mas exaltan, la acción del Espíritu Santo, y disponen a los creyentes a beneficiarse de sus dones. - La cooperación de María con al Espíritu Santo, manifestada en el anuncio del ángel y en la visita a su prima, son expresión de una constante docilidad y disponibilidad a las inspiraciones del Paráclito. - Como verdadera mujer de oración, la Virgen pedía al Espíritu Santo de completar la obra iniciada en la concepción para que el niño creciese “en sabiduría, edad, y gracia delante de Dios y de los hombres” (Lc 2,52). Bajo este perfil María se presenta como un modelo para los padres, mostrando la necesidad de recurrir al Espíritu Santo para encontrar el camino justo en la difícil tarea de educar. - Sin dudas que estuvo presente en la efusión del Espíritu Santo el día de Pentecostés. El Espíritu que ya habitaba en María, habiendo obrado las maravillas de la gracia, ahora desciende nuevamente a su corazón comunicando los dones y carismas necesarios para el ejercicio de la maternidad espiritual. - María participa de la vida y de la oración de la primera comunidad cristiana. San Lucas pone de relieve que la primera comunidad en el origen de la Iglesia esta compuesta no solo de Apóstoles y Discípulos, sino también de mujeres, entre las cuales Lucas nombra únicamente a “María la Madre de Jesús” (Hech. 1,14). - También ahora en la vida de la Iglesia, “Ella es llamada del mismo Espíritu Santo a cooperar en modo materno. El hace recordar constantemente a la memoria de la Iglesia la palabra de Jesús al discípulo amado: “He ahí a tu Madre”, invitando así a los creyentes a amar a María como Cristo la ama. Toda profundización de la unión con María permite al Espíritu una acción mas fecunda para la vida de la Iglesia” (Juan Pablo ii, Catequesis de los Miércoles, 9 diciembre de 1998). ¿QUÉ RELACIÓN HAY ENTRE MARÍA Y LA IGLESIA? Maria Santísima es: · Perteneciente a la Iglesia; · Madre de la Iglesia; · Modelo de la Iglesia; · Intercesora por la Iglesia. ¿EN QUÉ MODO MARÍA PERTENECE A LA IGLESIA? - Ella es hermana nuestra, miembro eminente y singular de la Iglesia. - Es la primera redimida, rescatada por Cristo “del modo mas sublime” en su inmaculada concepción, (cfr Bula “Ineffabilis Deus” de Pío IX, Acta 1,605) y enteramente renovada y colmada de la gracia del Espíritu Santo. ¿POR QUÉ MARÍA ES MADRE DE LA IGLESIA? Porque: · Ella ha dado a luz un Hijo, que Dios ha hecho el “primogénito de una multitud de hermanos” (Rom 8,29), es decir de los fieles, en su nacimiento y formación ella coopera con amor de madre. (LG, 63). · Coopero a la salvación del hombre con libertad en la obediencia y en la fe” (LG, 56), dando su consentimiento en nombre de toda la humanidad. · Sobre el calvario, Jesús con las palabras: “he ahí a tu madre” (Gn 19,26-27), la donaba como Madre, a todos los que han recibido la buena noticia de la salvación y ponía así las bases para el afecto filiar de todos para con ella; · María coopera a el nacimiento y al desarrollo de la vida de los miembros de Cristo que somos los bautizados. Ella es Madre de la Iglesia en el orden de la gracia. - “La función materna de María hacia los hombres en ningún modo oscurece o disminuye... la única mediación de Cristo, mejor dicho, nos muestra su eficacia. De hecho toda mediación saludable de la beata Virgen... goza de la sobreabundancia del misterio de Cristo, se funda sobre la mediación de El, y de esa depende absolutamente y obtiene toda su eficacia. (LG, 60). ¿EN QUÉ SENTIDO MARÍA ES MODELO DE LA IGLESIA? - Ella es la figura y la realización mas perfecta de la Iglesia. Es el modelo de la Iglesia en la maternidad y en la virginidad. · En la Maternidad: “la Iglesia… por medio de la Palabra de Dios escuchada con fidelidad llega a ser Madre, por que con la predicación y el Bautismo engendra a una vida nueva e inmortal a los hijos, concebidos por la obra del Espíritu Santo y nacidos de Dios” (LG, 64). · En la Virginidad la Iglesia “es la virgen que custodia integra y pura la fe dada del Esposo, y a imitación de la Madre de su Señor, con la virtud del Espíritu Santo, conserva virginalmente integra la fe, sólida la esperanza, sincera la caridad” (LG, 64). - Ella es sin duda otro ejemplo de pureza y de don total al Señor. De modo especial se inspiran en Ella las vírgenes cristianas y cuantos se dedican de modo exclusivo al Señor, en la variedad de vidas consagradas. - Ella alienta a todos los cristianos a vivir con particular empeño la castidad según el propio estado, y a sostenerse del Señor en las variadas circunstancias de la existencia. Aquella que es por excelencia Santuario del Espíritu Santo, ayuda a los creyentes a descubrir el propio cuerpo como templo de Dios (cfr 1 Cor 6,19) y a respetar su nobleza y santidad. - “En la obra apostólica la Iglesia mira a Aquella que engendro a Cristo, el cual fue concebido por obra del Espíritu Santo y nace de la Virgen, para poder nacer y crecer por medio de la Iglesia en el corazón de los fieles. La Virgen en efecto, en su vida fue el modelo de aquel amor materno, del cual deben estar animados todos aquellos que en la misión apostólica de la Iglesia cooperan a la regeneración de los hombres” (LG, 65). - María es la imagen escatológica de la Iglesia, en el sentido que Ella es ya lo que la Iglesia, peregrina sobre la tierra, será un día al final de este mundo. ¿EN QUÉ SENTIDO MARÍA ES MODELO DE LA SANTIDAD DE LA IGLESIA? - María es toda santa, según “la plenitud de la gracia” (Lc 1,28). Ella representa para la comunidad de los creyentes el paradigma de la autentica santidad, que se realiza en la unión con Cristo. - “La Iglesia ha conseguido en la Beatísima Virgen toda la perfección”, mientras que “los fieles se esfuerzan todavía en crecer en la santidad rechazando el pecado” (LG, 65). - En tal camino hacia la santidad los creyentes en Cristo se sienten alentados por Aquella que es el modelo de la virtud. - “La Iglesia, pensando en Ella y contemplándola a la luz del Verbo hecho hombre, penetra con veneración y mas profundamente en el altísimo misterio de la encarnación y se va conformando de este modo con su Esposo” (LG, 65). - La santidad cristiana se realiza en una intensa vida de fe, esperanza y caridad. En todas estas tres virtudes teologales, María es modelo ejemplar. De hecho: · En la Fe: su ejemplo anima al Pueblo de Dios a practicarla, a profundizarla y a desarrollarla, conservando y meditando en el corazón los acontecimientos de la salvación. · En la Esperanza: escuchando el mensaje del ángel, la Virgen orienta su esperanza hacia el Reino que no tendrá fin, que Jesús debía establecer. · En la Caridad: gracia a la caridad de María es posible conservar en todos los tiempos la concordia y el amor fraterno al interno de la Iglesia. ¿EN QUÉ SENTIDO MARÍA COOPERA A LA REDENCIÓN? - San Agustín atribuye a la Virgen la cualidad de cooperadora en la Redención (cfr De Sancta Vergini-tate, 6; PL 40, 399), titulo que afirma la acción conjunta y subordinada de María a Cristo Redentor. - Ella coopera “de modo especial a la obra del Salvador, con la obediencia, la fe, la esperanza, y la ardiente caridad”. Fruto sublime de esta cooperación es su maternidad universal: “Por esto es nuestra Madre en el orden de la Gracia” (LG, 61). - Es una cooperación particular que el Señor le concede. En unión con Cristo y sumisa a El, Ella ha colaborado en obtener la gracia de la salvación a toda la humanidad, en modo único e irreprensible, gracias: · A su maternidad en relación a Cristo. · A su asociación al sacrificio de Cristo: sufriendo con Él mientras moría en cruz, “coopero de modo especial a la obra del Salvador” (LG, 61). · El particular contributo que Ella da a la vida de la Iglesia, a través del paso de los siglos y hasta el fin de los tiempos, continúa sosteniendo la comunidad cristiana y todos los creyentes en el camino hacia la santidad y en el generoso empeño por anunciar el Evangelio. ¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE MARÍA Y LA MUJER? - “Es la bendita entre todas las mujeres. En Ella Dios ha dado una dignidad de dimensiones insospechadas a las mujeres. En María el Evangelio ha penetrado la femineidad la ha redimido y exaltado. Por eso es de capital importancia para nuestro horizonte cultural, en el cual la mujer debe ser valorizada, mientras se esta definiendo mas claramente la parte que le compete en la sociedad. María es la garantía de la grandeza femenina, indicando el modo especifico del ser mujer, con su vocación a ser alma, donación capaz de espiritualizar la carne y de encarnar el espíritu”. (Documento de Puebla n. 299). - María actúa en si de modo sublime las dos dimensiones, de la vocación de la mujer, la virginidad y la maternidad. - María ha vivido, en la forma exclusiva y propia de la mujer, la unión entre la madre y el hijo. ¿QUÉ TIPO DE CULTO SE DA A MARÍA? - Desde el inicio se le ha dado un culto particular a la Virgen María. “Sobretodo después del Concilio de Efeso, el culto del pueblo de Dios a María ha crecido en veneración y en amor, en vocación y en imitación” (LG, 66). Esto se expresa especialmente en las fiestas litúrgicas, entre las cuales, desde el inicio del V siglo, asume particular importancia el día de María Theotokos, celebrado el 15 de agosto en Jerusalén y que con el tiempo se ha arribado a celebrar la Dormición o la Asunción. - El culto mariano se ha desarrollado hasta nuestros días de manera admirable en su contenido, alternándose entre períodos de florecimiento y períodos críticos, que han alentado mas al renovamiento. - “María, exaltada por la gracia de Dios, después de su Hijo, sobre todos los ángeles y los hombres, por que es la Madre Santísima de Dios, y ha tenido parte en los misterios de Cristo, viene por la Iglesia ornada con culto especial” (LG, 66). Tal culto tiene una particularidad irrepetible, por que se dedica a una persona única por su perfección y por su misión. - “Este culto… si bien es singular, difiere esencialmente del culto de adoración, dado al Verbo encarnado, como al Padre y al Espíritu Santo, y particularmente lo promueve”; esto encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios, y en la oración mariana del Santo Rosario, “compendio de todo el Evangelio” (CIC, 971). - Por tanto, la veneración de los fieles a la Virgen, es superior al culto dado a los otros santos, e inferior al culto de adoración dado a Dios. - Entre el culto mariano y el que se le da a Dios hay una continuación, dado que el honor dedicado a María conduce a la adoración de la Santísima Trinidad. La veneración de los cristianos a la Virgen promueve el culto al Verbo encarnado, al Padre y al Espíritu Santo. “Las varias formas de devoción a la Madre de Dios, que la Iglesia ha aprobado entre los límites de una doctrina santa e ortodoxa, según las circunstancias de tiempo y de lugar como la mentalidad de los fieles, hacen que mientras es honrada la Madre, el Hijo por el cual son todas las cosas (cfr Col 1,15-16) y en el cual le place al eterno Padre hacer que resida toda la plenitud (Col 1,19) sea debidamente conocido, amado, glorificado, y sea observado su mandamiento”. (LG, 66). - A Ella, Madre de la Iglesia y Madre de la humanidad, recurre el pueblo cristiano, animado de filial confianza, para solicitar la materna intercesión y obtener los bienes necesarios para la vida terrena en vistas de la eterna beatitud.
LA VIRGEN: ¿CÓMO LA VENERAMOS?

CONTACTO

Plaza de San Lorenzo, 5 | CÓRDOBA 14002 Teléfono: (957) 47 62 49| Email: sanlorenzomartir.cordoba@gmail.com
Copyright © 2020 Real parroquia San Lorenzo Mártir de Córdoba