Real Parroquia San Lorenzo Mártir, una pequeña joya en la gran corona de riqueza patrimonial que es Córdoba. Esta iglesia, como muchas otras, incluida nuestra Catedral, comenzó siendo iglesia visigoda, para pasar, tras la conquista árabe a convertirse en la mezquita arrabal de la almunia de Al-Muguira. En el año 1884, en unas labores de restauración, se encontró una lápida alusiva a la erección de la mezquita que decía: “Sólo hay poder y fuerza de Alá. La señora Mustak, madre del príncipe Almugira, ordenó hacer este alminar y la galería continua y la obra de nueve naves de esta mezquita. Esto se terminó con ayuda de Alá bajo la dirección de Gafarben Abderraman, su ocial. En el Ramadán del año trescientos” La mezquita musulmana, a mediados del siglo XIII (1244-1300), y tras la conquista de Fernando III el Santo de nuestra ciudad, será reutilizada para culto cristiano, convirtiéndose en una de las catorce iglesias fernandinas de Córdoba, de estilo Gótico mudéjar. El alminar, al igual que pasara con la Catedral, siguió utilizándose, en un principio, como torre de la iglesia, hasta que en 1555 se edificara el campanario renacentista que existe en la actualidad, realizado por Hernán Ruiz, el joven, y que para algunos será el precursor de la Giralda de Sevilla. Sea como fuere, aún podemos encontrar restos del primitivo alminar en la base de la torre, dentro de la iglesia. Esta no fue la última actuación que se llevó a cabo en San Lorenzo, ya que, como toda obra humana, está sujeta al devenir de los tiempos y de los hombres y así en 1687 sufrió un importantísimo incendio del que recobro su esplendor, cien años después, siendo Ronquillo Briceño corregidor de Córdoba. Éste mandará reconstruirla, pero en el estilo del momento, por lo que nuestra iglesia de San Lorenzo pasará a vestir las galas barrocas, con el revestimiento interior de sus bóvedas con yeso y con el enlucido de sus muros. Ya en nuestro siglo, más concretamente en 1963, se procede a la remodelación de la iglesia, devolviéndole su aspecto gótico-mudejar original. Para ello se procedió a la eliminación de las bóvedas de yeso barrocas y con ello al redescubrimiento de las pinturas murales del siglo XIV de la cabecera que habían permanecido ocultas bajo la cal. También se procedió a la reconstrucción del artesonado mudéjar. La iconografía de las citadas pinturas murales es la siguiente: Escenas alusivas al Apocalipsis en la bóveda Profetas y santos anqueando las vidrieras Escenas del prendimiento de Jesús y beso de Judas Jesús ante Pilatos El abrazo de la Cruz La Crucifixión El descendimiento del cuerpo de Jesús Entierro de Cristo La Resurrección de Cristo Santa Victoria en un resto aparecido bajo uno de los arcos laterales de la cabecera. En el arco toral, la Anunciación bajo dos escudos heráldicos, el de la izquierda, es un escudo episcopal, como nos lo revelan las cinco borlas a cada lado, aunque desconocemos a quien perteneció. El de la derecha, con las parrillas en el centro, posiblemente haga referencia a San Lorenzo, al escudo parroquial o al de alguna familia que ostentara el apellido de Lorenzo y fuera protectora del templo. Estos escudos se encuentras cortados hacia la mitad ya que previo al artesonado de madera existió una bóveda de piedra que fue eliminada en la reconstrucción del siglo XVI. El artesonado se elevó posteriormente para poner en valor el pequeño rosetón que lo corona. La última restauración, ya en nuestro siglo, supuso la recuperación integral del edificio y su patrimonio mueble, afectando a elementos estructurales, cubiertas, artesonado mudéjar, consolidación estructural y ha permitido descubrir la conjuración del primitivo alminar musulmán existente bajo el campanario de la iglesia y del cual ya hemos hecho referencia. Su estructura es la típica de las iglesias andaluzas del momento: Una planta de tipo rectangular, divida en tres naves, sin crucero, y en cabecera en forma de ábside (Santa Marina, La Magdalena, San Miguel…). En la portada principal tiene un porche de tres vanos apuntados, que no es propio de lo que se estaba realizando en Andalucía en ese momento, y se cree que es de la época de la construcción de la torre, es decir, del siglo XVI. No podemos dejar de comentar el maravilloso rosetón gótico-mudéjar que corona la parte superior del hastial, posiblemente el mejor de todas las iglesias fernandinas cordobesas. Esta maravillosa iglesia de San Lorenzo tiene algo que le da un sabor muy especial, algo que la convierte en un referente y una parroquia emblemática para Córdoba y que es su fuerte religiosidad popular. Cuenta con imágenes de gran devoción, como la Milagrosa Virgen de los Remedios, Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas, Nuestra Señora Madre de Dios en sus Tristezas, Nuestro Padre Jesús del Calvario, Nuestra Madre del Mayor Dolor, Nuestro Padre Jesús de los Reyes (La Borriquita), María Santísima de la Victoria, Nuestra Señora de la Palma, Nuestra Señora de Villaviciosa, (patrona de Enfermería), Nuestra Señora del Rosario, San Judas Tadeo, San Pancracio. Para terminar, resaltar que la Iglesia de San Lorenzo es el único templo que cobija tres cofradías de Semana Santa, lo cual no es sino el reflejo del profundo sentimiento religioso y cofrade que este barrio de San Lorenzo respira desde hace ya muchos años. ALTARES Y CAPILLAS Comenzamos el análisis de los bienes muebles de la Iglesia de San Lorenzo por el lado del evangelio donde, en primer término, destaca el Altar   de   Nuestra Señora   de   los   Remedios . El retablo, realizado en madera dorada, se compone de dos cuerpos y una sola calle, destacando el empleo de la columna salomónica con capitel corintio o el friso corrido y quebrado decorado con guirnaldas y frutas. En la hornacina central se encuentra la imagen que da nombre al altar y, sobre ella, una escultura de "San Fernando". En este tramo destacan dos pinturas del siglo XVII, la primera es un "Martirio de San Lorenzo" de Acisclo Antonio Palomino, gran pintor y tratadista, además de la "Virgen del Silencio", obra de Antonio Mohedano. Ya casi arribando el ábside lateral nos encontramos con la Capilla   del   Remedio   de   Ánimas , un espacio cuadrangular cubierto por bóveda de crucería gótica que data de principios del siglo XIV. Presidiendo el lugar, se halla el Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas, a la izquierda Ntra. Sra. Madre de Dios en sus Tristezas, imágenes anónimas del siglo XVII, y titulares de la Cofradía del Remedio de Ánimas que procesiona por las calles de nuestra ciudad el Lunes Santo. Del ábside del evangelio destacamos únicamente las tres imágenes que alberga, todas ellas perteneciente a la popular Cofradía   de   La   Borriquita . En el centro se localiza Ntro. Padre Jesús de los Reyes, realizado por Juan Martínez Cerrillo en 1963. A ambos lados del Señor se hallan dos dolorosas, Ntra. Sra. de la Palma y María Santísima de la Victoria. La primera de ellas, obra de Francisco Romero Zafra, procesiona tras el misterio de La Borriquita la mañana del Domingo de Ramos. El   Altar   Mayor no posee retablo alguno, como es frecuente en otras iglesias de estas características, si bien lo tuvo, pero debido a la importancia de las pinturas murales que alberga se decidió desmontarlo y cobijarlo a los pies de la nave de la epístola, su emplazamiento actual. El retablo fue comenzado por Melchor Fernández Moreno y concluido por Francisco Hurtado Izquierdo y Manuel del Río a finales del siglo XVII. De grandes dimensiones, consta de dos cuerpos y tres calles, faltando el tercero que se adaptaría en curva a la disposición de la cabecera; las columnas son de fuste helicoidal con tercio inferior diferenciado y capitel corintio. En el centro se halla un Sagrario que alberga una escultura de San José, sobre ésta, en el segundo cuerpo, una escultura de San Lorenzo, obra de Pedro de Paz, que aparece con su atributo más característico, la parrilla con la que fue martirizado. En los laterales destacan cuatro grandes lienzos que representan hechos de la vida del santo. De la siguiente centuria es el   Retablo   de   Nuestro   Padre   Jesús   del   Calvario , que se encuentra situado en el ábside del lado de la epístola. En el centro se encuentra la imagen titular de la Cofradía de El Calvario, que da nombre al mismo. La imagen data de 1723 y es obra de Fray Juan de la Concepción, procesionando la tarde-noche del Miércoles Santo junto a Nuestra Señora del Mayor Dolor, obra contemporánea de los imagineros Antonio Castillo Ariza y Francisco Díaz Jiménez. Sobre la imagen del Señor, coronando el retablo, destaca una talla anónima de San Roque, realizada a mediados del siglo XVIII. En la nave de la epístola se encuentra la   Capilla   del   Sagrario , a la que se accede por medio de dos arcos ojivales. De principios del siglo XIV, este espacio rectangular cubierto por dos bóvedas de crucería gótica es uno de los lugares más venerados de la Iglesia de San Lorenzo, en parte por albergar la imagen de Nuestra   Señora   la   Virgen   de   Villaviciosa   (Patrona   de   Enfermería) , que data de fines del siglo XVI. El lienzo de "El Calvario" conformaba el ático del citado antiguo retablo mayor, siendo obra de Fernández de Castro. Debemos destacar el Altar   de   Ntra.   Sra.   del   Rosario , de similares características al de Ntra. Sra. de los Remedios, que se encuentra enfrentado a él, en la nave del evangelio. En la hornacina central se encuentra la imagen que da nombre al altar y, sobre ella, una escultura del Rey David tocando la lira. Por último, en esta parroquia se venera una reliquia de su titular, que se expone al público en su día.

CONTACTO

Plaza de San Lorenzo, 5 | CÓRDOBA 14002 Teléfono: (957) 47 62 49| Email: sanlorenzomartir.cordoba@gmail.com
Copyright © 2020 Real parroquia San Lorenzo Mártir de Córdoba