Las únicas 4 mujeres que están enterradas en el Vaticano En el corazón del Vaticano, se encuentran las grutas vaticanas. Éstas se ramifican en pasillos, nichos y capillas. Además de ser una necrópolis subterránea dónde están enterrados Papas y hombres de gran relevancia. También se encuentran monumentos de la antigua basílica. El Vaticano, lugar de culto y peregrinación. Siempre ha sido un mundo de hombres. Pero a lo largo de su historia 4 mujeres, lograron hacerse hueco en él. Y conseguir el privilegio de ser enterradas en el subsuelo del Vaticano. Ellas fueron damas importantes de su época. Pues, fueron dos reinas, una princesa y una condesa. 1. Carlota de Chipre Carlota de Chipre nació en Nicosia el 28 de junio de 1444. Era hija de Juan II de Chipre y Helena Paleológina. Hablaba griego con fluidez. En 1456 contrajo matrimonio con Juan de Portugal. Quedando viuda un año después. En 1458, muere su padre, y Carlota se convierte en reina de Chipre. El 7 de octubre de 1459, Carlota vuelve a contraer nupcias. Esta vez con su primo, Luis de Saboya, Conde de Ginebra. De esta unión nacería el único hijo de Carlota, un niño, en julio de 1464, que murió al mes de nacer. Su reinado siempre pendió de un hilo, pues su hermanastro Jaime, siempre pretendió el trono. Para ello no dudo en luchar. En 1460 tomó las ciudades de Nicosia y Famagusta, con la ayuda de los egipcios. Y Carlota y su esposo fueron retenidos en el Castillo de Kyrenia, durante 3 años. En 1463, Carlota huye a Roma, con lo que su hermanastro sube al trono con el nombre de Jaime II. Una vez en Roma, y afincada en el Palacio Convertendi en el Trastevere. Entabla buenas relaciones con el Papa Pío II. Más tarde, intentó una incursión militar con la ayuda papal, para recuperar la corona de Chipre. Pero el intentó falló. Carlota también tuvo una excelente relación con Sixto IV. El 16 de julio de 1487, murió en Roma. Esta enterrada en la Capilla de San Andrés y San Gregorio, en la Basílica de San Pedro. Su funeral lo costeó Inocencio VIII. 2. Cristina de Suecia Cristina de Suecia nació el 18 de diciembre de 1626. Era hija del rey Gustavo II y de María Leonor de Brandeburgo. Un año después de su nacimiento, su padre la ratificó como heredera al trono. Pues, no tenía ningún hijo varón que le pudiera suceder. En 1632, muere Gustavo II en la batalla de Lützen. Por lo que, Axel Oxenstierna, se hace cargo de la regencia del reino hasta la mayoría de edad de Cristina. Que en ese momento, tan sólo, tiene 6 años de edad. En 1650 Cristina es coronado reina de Suecia. Su reinado fue muy breve tan sólo estuvo 4 años en el trono. En 1654, abdica en su primo Carlos Gustavo. Supo gobernar con eficacia y acierto. Pero se cree, que las posibles causas de su abdicación fueron su cercanía a la religión católica. Y la presión para que contrajera matrimonio. Parece ser que Cristina anunció que no contraería matrimonio y no dio explicaciones. Una vez, consumada la abdicación Cristina abandona Suecia. En la Nochebuena de 1654, bajo el amparo de Felipe IV de España Cristina se convierte al catolicismo. Cristina fue una gran mecenas de las artes, las letras, la ciencia y la cultura. Se trasladó a Roma, donde fijó su residencia y mantuvo una excelente relación con todos los Papas que conoció. Murió el 19 de abril de 1689. El Papa Inocenció XI mandó enterrarla en las grutas vaticanas, en la nave central de la Basílica de San Pedro. 3. María Clementina Sobieska María Clementina Sobieska nació el 18 de julio de 1702 en Olawa (Polonia). Era hija del matrimonio formado por el Príncipe de Polonia Jaime Luis Sobieski y Hedwig Elisabeth Amelia de Neuburg. María Clementina fue una de las princesas más ricas de su tiempo. Se comprometió con Jacobo Estuardo, Príncipe de Gales. Esta unión era muy temida. Pues los posibles herederos que nacieran podrían reclamar y competir por el trono de Gran Bretaña. Por lo que, Carlos VI, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Detuvo a María Clementina cuando emprendió su viaje para casarse. Y la encerró en el Castillo de Innsbruck. Pero, María Clementina logró escapar y casarse por poderes con su prometido en Bolonia. Fruto de esta unión, nacieron dos hijos: Carlos Eduardo y Enrique Benedicto. María Clementina, ofreció su apoyo al Papa Clemente XII e hizo importantes donaciones a la Iglesia. Por todo, ello a su muerte, acaecida, el 18 de enero de 1735 en Roma. Fue enterrada en el Vaticano. 4. Matilde de Canossa Matilde de Canossa nació en el año 1046. Era hija del marqué Bonifacio Tuscana y de Beatriz de Lotaringia. Su padre murió en 1053 y su madre se volvió a casar en 1055. Recibió una gran educación. Era profundamente religiosa, sabía latín y sentía predilección por la lectura. Se casó con Gottfried de Lower Lorraine, separándose en 1071. No tuvieron descendencia y él fue asesinado en 1076. A partir de esta época, Matilde se hace cargo de la administración de sus tierras. Era una gran terrateniente. Y sus tierras eran muy disputadas, pues estaban situadas en el camino que llevaba a Alemania. Matilde siempre fue una gran aliada de los Papas debido a su religiosidad. Y al primero de ellos que prestó apoyo fue a Gregorio VII. Tanta llegó a ser la amistad que Matilde y su madre llegaron a estar presentes en los sínodos de Roma de la Cuaresma de 1074 y 1075. Matilde ayudó al pontífice en su enemistad con el rey alemán Henry IV. Le albergó en su casa. Le dió protección y puso a sus soldados al servicio del Pontífice y sus sucesores. En 1089, por deseo del Papa Urbano II. Matilda contrae matrimonio con el Duque Welf de Baviera. En 1112, volvió a confirmar como ya le había dicho a Gregorio VII, que a su muerte sus posesiones pasarían a la Iglesia. En 1115 murió de gota. Y en 1645 sus restos fueron trasladados a la Basílica de San Pedro en el Vaticano.
LAS CUATRO ÚNICAS MUJERES QUE ESTÁN ENTERRADAS EN EL VATICANO

CONTACTO

Plaza de San Lorenzo, 5 | CÓRDOBA 14002 Teléfono: (957) 47 62 49| Email: sanlorenzomartir.cordoba@gmail.com
Copyright © 2020 Real parroquia San Lorenzo Mártir de Córdoba
Matilde de Canossa